ARTÍCULOS

Artículo publicado en la Revista Digital DMujeres

http://www.dmujeres.com.ar/

En la columna: "No lo dudes, somos diosas"

 

El Mago


Hoy vamos a continuar nuestro viaje arquetípico con un personaje que existió desde el comienzo de los tiempos: El Mago.

Según el  antropólogo escocés Sir James George Frazer  en su libro La Rama Dorada “el concepto de la magia consiste en un conjunto de prácticas y creencias a los que individuos de una sociedad recurren, para crear un beneficio o conseguir un fin”.

La magia se conoce desde  los pueblos primitivos, que, entre otras cosas,  practicaban rituales para la fertilidad y lograr buenas cosechas. La función del mago era muy importante en muchas sociedades para la toma de decisiones.

La magia recorrió todas las épocas en los dos hemisferios, Oriente y Occidente. Y también fue muy condenada y  tuvo muchos detractores.

En nuestra era actual, donde predomina el racionalismo, se considera a la magia como una creencia primitiva, ilusoria,  irreal y fantasiosa.

Pero en fin… más allá de todo esto, ¿qué simboliza el arcano El Mago? Para ello, observemos su imagen: un hombre que apunta con una mano al cielo y con otra a la tierra. Tiene en su mesa varios elementos, con los cuales va a realizar su tarea. Y el símbolo del infinito sobre su cabeza…, ¡Qué intriga! ¿Qué va a hacer?

El Mago, con su gesto nos invita a tomar inspiración de una fuente que esté más allá de lo racional, para que la misma nos guíe a transformar con determinados elementos la realidad.

Cuando observamos una obra de arte, nos sentimos en presencia de una magia, de algo que no se puede explicar.

Cuando, súbitamente, se nos ocurre  una idea creativa, percibimos esa dimensión que está más allá de la razón.

Cuando alguien, a pesar de todos los diagnósticos desfavorables, experimenta una mejoría notable o una  sanación, está siendo tocado por esa varita, que no es ni más ni menos que su conexión  con esa fuente interna creadora.

Cuando nos ponemos a trabajar con nuestros recursos y  transformamos algo, ya sea una situación o un objeto, en algo más bello y mejor, estamos en contacto con nuestro Mago interno.

Cuando una persona con su palabra, hechiza a los oyentes, sin duda, está siendo inspirada por El Mago.

El Mago, vive dentro de cada una, y nos ayuda a ir más allá de los límites racionales, para encontrar nuevas posibilidades.

Sin esa “creencia mágica”, gran cantidad de inventos hubieran  quedado sin descubrir, muchas sanaciones se habrían perdido, y tanta inspiración creativa y obras de arte tan bellas no se habrían creado. Viviríamos en un universo gris, muy aburrido y limitado,  donde todo se explica, se mide y cataloga.

Es verdad que nos podemos perder en lo ilusorio, creyendo que trucos mágicos nos pueden rescatar de alguna situación. Y es verdad que también la creatividad puede ser usada en forma negativa para transformar para peor…Pero bueno, la solución nos es perder este don maravilloso que nos regala El Mago, sino el secreto es aprender a usarlo.

Aprender a conectar con nuestra fuente de creatividad, enfocar nuestra energía,  utilizar nuestros recursos y comunicarnos, para transformar, como decía James Frazer, con nuestras creencias (creer que algo diferentes es posible) y nuestras prácticas (el famoso: “manos a la obra”) nuestra vida y nuestro mundo en algo mejor.

El Mago te regala su varita, ¿que te gustaría transformar?